For the new series of works showing at Galería Helga de Alvear, Frank Thiel continues his exploration of architecture as a reflection and, at the same time, the result of the passing of time and of memory. His starting point are the curtains that were hanging in abandoned industrial and governmental buildings in East Berlin for over 15 years. On one hand they are the remains of those whom once worked there and, on the other, they are witness of times passed. The designs are easily recognisable as 60s and 70s East German industrial textile prints, becoming a witness of another time.

 

Sin título (C23)

Frank Thiel, Sin título (C23), 2009. C-print. 230 x 177 cm

Sin título

Frank Thiel, Sin título, 2009. Vista de la instalación. Cortesía del Artista y Galería Helga de Alvear, Madrid. Foto: Joaquín Cortés

Sin título

Frank Thiel, Sin título, 2009. Vista de la instalación. Cortesía del Artista y Galería Helga de Alvear, Madrid. Foto: Joaquín Cortés

Sin título

Frank Thiel, Sin título, 2009. Vista de la instalación. Cortesía del Artista y Galería Helga de Alvear, Madrid. Foto: Joaquín Cortés

Sin título

Frank Thiel, Sin título, 2009. Vista de la instalación. Cortesía del Artista y Galería Helga de Alvear, Madrid. Foto: Joaquín Cortés

Sin título

Frank Thiel, Sin título, 2009. Vista de la instalación. Cortesía del Artista y Galería Helga de Alvear, Madrid. Foto: Joaquín Cortés

Sin título

Frank Thiel, Sin título, 2009. Vista de la instalación. Cortesía del Artista y Galería Helga de Alvear, Madrid. Foto: Joaquín Cortés

Sin título

Frank Thiel, Sin título, 2009. Vista de la instalación. Cortesía del Artista y Galería Helga de Alvear, Madrid. Foto: Joaquín Cortés

Sin título

Frank Thiel, Sin título, 2009. Vista de la instalación. Cortesía del Artista y Galería Helga de Alvear, Madrid. Foto: Joaquín Cortés

Sin título

Frank Thiel, Sin título, 2009. Vista de la instalación. Cortesía del Artista y Galería Helga de Alvear, Madrid. Foto: Joaquín Cortés

Sin título

Frank Thiel, Sin título, 2009. Vista de la instalación. Cortesía del Artista y Galería Helga de Alvear, Madrid. Foto: Joaquín Cortés