…con distintos ritmos! muestra los trabajos más recientes de José Pedro Croft, en los que persiste la constante exploración de la escultura a través de sus múltiples facetas: el dibujo, el volumen y el espacio, los materiales y en esta ocasión, también el tiempo y la memoria. De este modo, se establece un diálogo entre los dibujos, las esculturas, la arquitectura de la galería y el espectador, que marcan distintos ritmos en la lectura de la exposición.

José Pedro Croft presenta una serie de dibujos en los que utiliza técnicas del grabado, la tinta china y barnices. La combinación de estas técnicas en una misma obra, fuerza al trabajo por capas, en distintos tiempos. La aplicación del gouache es necesariamente más acelerada y espontánea; la tinta, en ocasiones a modo de dripping, necesita un gesto distinto. El grabado en cambio, es una técnica más depurada que requiere mayor precisión; los barnices y el dibujo de las líneas, son procesos más largos de trabajo, exigen una mayor concentración y siguen un plan meditado de trabajo. José Pedro reúne así distintos procesos creativos en una sola obra.

Las esculturas de hierro, espejo y cristal, son reconstrucciones de estructuras anteriores. José Pedro reutiliza estructuras que con anterioridad fueron pensadas como esculturas de suelo, las desarma y las recompone para transformarlas en volúmenes de esquina, dándoles una segunda vida, situándolas ni cerca del suelo ni del techo.

Los espejos y los cristales, desarticulan el volumen, generando nuevas dimensiones con la arquitectura de la galería y el espectador. Las esculturas cubiertas de escayola blanca de volúmenes elementales, tienen matices casi invisibles, que actúan por el reflejo de la luz.