El trabajo de Julian Rosefeldt, realizado en vídeo, desarrolla grandes puestas en escena de una marcada teatralidad y sentido de la narración cinematográfica. En la obra que presenta en la Galería Helga de Alvear, Requien, vuelve a plantear una multiproyección en cuatro pantallas perfectamente sincronizadas: filmada en la selva amazónica, nos da una visión de la jungla, la suya, que conecta directamente con las ideas románticas de los sublime. Un paisaje sublime e intimidatorio, un espacio misterioso, casi claustrofóbico, en el que, de repente, se oye un crujido, el sonido de una rama al romperse, el del árbol al caer —nunca vemos ni oímos las herramientas que mutilan el paraje natural, pero el peligro de la mano del hombre está ahí—.

Requien # 1

Julian Rosefeldt, Requiem # 1, 2007. C-print. 143,5 x 208 cm

Requien

Julian Rosefeldt, Requiem, 2008. Vista de la instalación. Cortesía del Artista y Galería Helga de Alvear, Madrid. Foto: Joaquín Cortés

Requien

Julian Rosefeldt, Requiem, 2008. Vista de la instalación. Cortesía del Artista y Galería Helga de Alvear, Madrid. Foto: Joaquín Cortés

Requien

Julian Rosefeldt, Requiem, 2008. Vista de la instalación. Cortesía del Artista y Galería Helga de Alvear, Madrid. Foto: Joaquín Cortés

Requien

Julian Rosefeldt, Requiem, 2008. Vista de la instalación. Cortesía del Artista y Galería Helga de Alvear, Madrid. Foto: Joaquín Cortés

Requien

Julian Rosefeldt, Requiem, 2008. Vista de la instalación. Cortesía del Artista y Galería Helga de Alvear, Madrid. Foto: Joaquín Cortés

Requien # 5

Julian Rosefeldt, Requiem # 5, 2007. C-print. 180 x 143,5 cm

Requien # 2

Julian Rosefeldt, Requiem # 2, 2007. C-print. 143,5 x 180 cm

Requien # 2

Julian Rosefeldt, Requiem # 2, 2007. C-print. 180 x 143,5 cm

Requien # 6

Julian Rosefeldt, Requiem # 6, 2007. C-print. 180 x 143,5 cm

Requien # 4

Julian Rosefeldt, Requiem # 4, 2007. C-print. 143,5 x 180 cm