La galería Helga de Alvear expone la obra más reciente de Katharina Grosse. Desde la década de los ochenta, la artista alemena plantea la expansión de los límites de la pintura tanto en lo físico —el soporte—, como en su concepción de la práctica pictórica. En los últimos años, esta premisa, ha ido evolucionando y haciéndose cada vez más elaborada, hasta llegar a los trabajos que ahora reúne en el espacio de la madrileña calle Doctor Fourquet bajo el título Come niño come: en ellos, integra material orgánico, más comúnmente tierra, consiguiendo texturizar la tela y dejar un rastro en negativo, en el plano inmediatamente inferior, al adherirse a la propia pintura.

Come niño come

Katharina Grosse, Come niño come, 2010. Vista de la instalación. Cortesía de la Artista y Galería Helga de Alvear, Madrid. Foto: Joaquín Cortés

Come niño come

Katharina Grosse, Come niño come, 2010. Vista de la instalación. Cortesía de la Artista y Galería Helga de Alvear, Madrid. Foto: Joaquín Cortés

Come niño come

Katharina Grosse, Come niño come, 2010. Vista de la instalación. Cortesía de la Artista y Galería Helga de Alvear, Madrid. Foto: Joaquín Cortés

Come niño come

Katharina Grosse, Come niño come, 2010. Vista de la instalación. Cortesía de la Artista y Galería Helga de Alvear, Madrid. Foto: Joaquín Cortés

Come niño come

Katharina Grosse, Come niño come, 2010. Vista de la instalación. Cortesía de la Artista y Galería Helga de Alvear, Madrid. Foto: Joaquín Cortés

Come niño come

Katharina Grosse, Come niño come, 2010. Vista de la instalación. Cortesía de la Artista y Galería Helga de Alvear, Madrid. Foto: Joaquín Cortés

Come niño come

Katharina Grosse, Come niño come, 2010. Vista de la instalación. Cortesía de la Artista y Galería Helga de Alvear, Madrid. Foto: Joaquín Cortés

Come niño come

Katharina Grosse, Come niño come, 2010. Vista de la instalación. Cortesía de la Artista y Galería Helga de Alvear, Madrid. Foto: Joaquín Cortés

Come niño come

Katharina Grosse, Come niño come, 2010. Vista de la instalación. Cortesía de la Artista y Galería Helga de Alvear, Madrid. Foto: Joaquín Cortés

Come niño come

Katharina Grosse, Come niño come, 2010. Vista de la instalación. Cortesía de la Artista y Galería Helga de Alvear, Madrid. Foto: Joaquín Cortés